La inconstitucionalidad del mecanismo de cálculo de la IIVTNU o Plusvalía Municipal

Con fecha 10 de noviembre publicó en el BOE el decreto que incorpora la sentencia del Tribunal Constitucional, que anula los arts. 107.1 segundo párrafo, 107.2.a) y 107.4 del Texto Refundido de la Ley reguladora de las haciendas locales, que hacen referencia al método de determinación de la base imponible de lo IIVTNU o Plusvalía Municipal.

Por lo tanto, analizaremos como tendremos que proceder de ahora en lo sucesivo en las liquidaciones.

Con el objetivo de aclararte qué supone esto a efectos prácticos para que puedas atender las numerosas consultas de clientes que seguramente te llegarán, hemos organizado este webinar con el responsable del Departamento Tributario de Alonso-Cuevillas Abogados y Economistas: Gorka Alonso-Cuevillas.

Él nos explicará la afectación práctica de esta sentencia, así como en qué casos se puede aplicar a liquidaciones ya practicadas.

La Plusvalía Municipal es un impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana en el momento en que se transmiten. Se lo reconoce con la sigla IIVTNU (Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana).

Este impuesto IIVTNU o Plusvalía Municipal se genera por la transmisión de los terrenos. No se tiene en cuenta si existe o no edificación en ellos. Es decir, que cuando se compra, vende o transfiere una vivienda, lo que se paga es debido a la transmisión del terreno sobre el que el edificio está construido. El gravamen no deviene de la edificación.

En octubre de 2021, el Tribunal Constitucional declaró la inconstitucionalidad de la fórmula que estaba vigente para la estimación de la plusvalía municipal. En consecuencia, se declaró la inconstitucionalidad y nulidad de algunos artículos de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

Y, finalmente, el Real Decreto-ley 26/2021 del 8 de noviembre estableció la nueva normativa en el sistema de este impuesto. De esta manera se pretende adaptar el tributo a las fluctuaciones del precio de la propiedad para reconocer la ganancia real.

Las liquidaciones de las plusvalías municipales se han vuelto complejas y polémicas ante las diversas sentencias que impugnan las fórmulas empleadas por las administraciones públicas tanto para su cálculo como el objeto impositivo de este impuesto. Las administraciones públicas pretenden recaudar este impuesto en una operación incluso dónde no ha habido aumento económico del precio del bien vendido o heredado cuando precisamente esa es la razón de existir de dicho impuesto, ya que se trataría de una minusvalía y no una plusvalía.

José Manuel Sierra, socio fundador de Sierra Abogados & Inversiones

IIVTNU o Plusvalía Municipal - DIRK BACKAERT - API PROFESIONAL ESPAÑA - INTERNATIONAL PROPERTY PROFESSIONAL - MEMBER AIPP
IIVTNU o Plusvalía Municipal

¿Cuándo se paga la plusvalía municipal?

La plusvalía municipal es una figura fiscal que grava la revalorización de los terrenos urbanos desde el momento de la compra hasta que se traspasan.

1. El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana es un tributo directo que grava el incremento de valor que experimenten dichos terrenos y se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos.

Artículo 104.1 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales

Existen plazos para cumplir con el pago, que se cuentan a partir de la fecha en la que se realizó la transmisión.

  • Compraventa o donación de un inmueble: plazo de 30 días. Paga la plusvalía el comprador o el que recibe la donación (donatario).
  • Herencia: plazo de 6 meses desde el fallecimiento, prorrogable hasta un año. Los herederos son quienes deben hacerse cargo del impuesto.

¿Cómo es el nuevo sistema de cálculo de la plusvalía municipal?

El Real Decreto-ley 26/2021 establece un doble sistema para la determinación de la base sobre la cual se calcula la plusvalía municipal. Los contribuyentes podrán elegir la más beneficiosa a su situación.

1. Sistema objetivo

Para la estimación objetiva, el ayuntamiento dispone de coeficientes que se establecen en función del plazo transcurrido desde la adquisición del terreno hasta su transmisión.

Los coeficientes tienen en cuenta plazos de tenencia del inmueble que van desde menos de un año a 20 o más años. Los coeficientes se incrementan cuanto mayor es el tiempo transcurrido. Por ejemplo, a un período inferior a un año, corresponde un coeficiente de 0,14. Si es de 20 o más años, el coeficiente es de 0,45.

¿Cómo se usa este coeficiente?

Se multiplica el valor catastral del terreno en el momento de la transferencia por el coeficiente correspondiente. Los coeficientes serán actualizados anualmente, en función de la evolución del mercado inmobiliario.

2. Estimación directa

Esta forma de calcular el valor imponible consiste en comparar el valor de compra y el valor de venta del inmueble. La ley entiende que de esta forma se puede estimar la ganancia real.

Si el valor que se obtiene por este método es menor que el que resulta de la estimación objetiva, se puede tomar como base este cálculo. Es decir, que es válida la opción de la estimación que más convenga al contribuyente.

En el cómputo de años transcurridos entre la compra y la transferencia, se considerarán años completos, sin tener en cuenta las fracciones. En caso de que sea menor a un año, se calculará proporcionalmente al número de meses completos.

La ley otorga a los ayuntamientos la potestad de aplicar un coeficiente reductor sobre el valor estimado que refleje su actualización con un máximo de 15%.

¿Cómo se efectúa el cálculo en caso de que haya una construcción en el terreno?

La plusvalía municipal es, por definición, un impuesto que grava el terreno, no la edificación. Por lo tanto, cuando se transmite una propiedad en la que existe una edificación, será necesario estimar el valor del suelo.

Esta estimación se obtendrá tomando en cuenta la proporción del valor catastral del suelo sobre el valor catastral total.

¿Corresponde pagar plusvalía municipal en caso de que no haya ganancia en la transferencia?

El artículo 104 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales cuenta a partir de la nueva legislación con un apartado 5 que establece:

5. No se producirá la sujeción al impuesto en las transmisiones de terrenos respecto de los cuales se constate la inexistencia de incremento de valor por diferencia entre los valores de dichos terrenos en las fechas de transmisión y adquisición.

(…)

Artículo 104.5 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales

¿Qué significa? Que si una persona vende una propiedad que no ha incrementado su valor, no deberá pagar la plusvalía municipal.

¿Cómo se demuestra que no hay aumento de valor del terreno? El interesado debe aportar los títulos que documenten la adquisición y la transmisión. Asimismo declarará que no existe ganancia.

¿Esta ley tiene efectos retroactivos?

La nueva normativa no tiene efectos retroactivos. No se aplica a transmisiones realizadas antes de la publicación del Real Decreto-ley 26/2021, es decir, anteriores al 10 de noviembre de 2021.

En esta fecha entró en vigor y desde ese día se aplica el nuevo sistema de la plusvalía municipal.

Algunos casos especiales

Existen situaciones en las que los contribuyentes pueden tener dudas sobre si tienen que pagar la plusvalía municipal.

Un caso especial es el de los contribuyentes que están en espera de que el Ayuntamiento los notifique. Es el caso de personas que han declarado una transmisión realizada antes del 10 de noviembre y esperan que el Ayuntamiento les notifique de la liquidación de lo que deben pagar.

Similar a esta situación es la de los contribuyentes que estén en plazo de declarar una transmisión realizada antes del 10 de noviembre.

¿Cómo se resuelven estos casos?

Como la ley no es retroactiva, no se aplica en ninguna de estas situaciones.

Sin embargo, la situación no es sencilla, ya que, según opinión de algunos juristas, tampoco corresponde aplicar la normativa anterior, que el 26 de octubre fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional.

Por lo tanto, existe una franja de tiempo entre el 26 de octubre y el 9 de noviembre en la que no se podría exigir la liquidación del impuesto. 

El contribuyente tiene derecho a manifestar que no corresponde pagar el impuesto, ya que no existe ley vigente que lo regule, la anterior por inconstitucional y la nueva porque no es retroactiva.

La reforma del impuesto era necesaria para salvar las finanzas municipales. Este impuesto es uno de los que más dinero aporta a los ayuntamientos.

Fuente: Conceptos Jurídicos

Quiero recibir más información

Solicito recibir el newsletter e información actualizada en mi buzón de correo electrónico

Gracias por suscribirse

Algo ha salido mal

Select Language

Quiero recibir más información
in your inbox

Solicito recibir el newsletter e información actualizada en mi buzón de correo electrónico

Gracias por suscribirse

Algo ha salido mal